EL CTV

Nuestra filosofia

 

Queremos ser los embajadores de una tauromaquia de respeto, de autenticidad, siguiendo una idea sencilla:
El toro es por lo menos tan importante como el que se le mide.

En el ruedo surge la emoción solo si se enfretan dos protagonistas de valor. Y la emoción no existe sin belleza y sinceridad. ¡¡Para lograr que nazca esta emoción hace falta un verdadero combate!! Para que el torero nos ponga la piel de gallina con su valor, hay que sentir peligro. Nosotros vemos este encuentro desde un punto de vista más bien básico, hasta diríamos primario: el enfrentamiento entre la fiera y el hombre, este con un pedazo de tela y un estoque por sola protección.

Buscamos alguna rara alquimia que pasa, sea lo que sea, por el toro. Nos esmeramos en seguir el trabajo de los ganaderos. La diversidad de sangres que nos ofrece el campo bravo es de una riqueza sin par, y nuestra labor de selección empieza ahí: poner en evidencia la variedad de los encastes, y obrar a la supervivencia de algunos injustamente marginados.
En esto donde unos se juegan la vida, nada se desaprovecha. Los toros son escogidos como los dignos representantes de sus hierros, y presentados en nuestro ruedo fuertes, armados y íntegramente indómitos.
Luego, el tercio de varas, que tanto valoramos acá, debe enaltecer al toro en la pelea, para así mostrar sus calidades de fuerza y bravura. Por eso, mantenemos integro el primer tercio y saludamos la lidia de los varilargueros, tantas veces ignorada.
Y, para terminar, cuando los actores son superiores y que las asperidades de la pelea se borran en una complicidad fratricida, la tauromaquia es pura, las emociones bellas.
Esto es lo que defendemos.

Nuestra historia

La corrida

Empieza en el siglo antepasado la historia taurina de Vic. Fue en el 1894 que se dio por primera vez una corrida de muerte, con actuación de Enrique Vargas “MINUTO” enfrentándose a toros camargueses, en una plaza de madera. Luego se dieron dos novilladas en 1904 con 5 novillos de Saurel para Enrique Vargas “MINUTO” y QUINTO CHICO el 18 de septiembre. El 19, Emilio Soler “CANARIO” se las vio con otros camargueses. El 9 de agosto de 1921 Louis Pistón y Marius Campanier lidiaron novillos de Durand.
Animado por personas de toda edad y cuya fe y determinación valen ejemplo, el Club Taurino Vicois logro, contra vientos y mareas, sortear las dificultades las mas diversas y establecer y luego mantener una tradición reconocida más allá de nuestras fronteras. Ya en el 1934, la reputación de esta plaza y del Club fue fortalecida por la presentación de las más prestigiosas ganaderías lidiadas por “figuras de la torería” de la época.
Como bien decía Paul Clarac : “Nuestra filosofía es inalterable, ¡¡Toros de verdad para toreros que quieran medírseles !!» (Paul Clarac) “.

La plaza de Vic-Fezensac

A principios de 1930, la plaza de madera amenazaba con derrumbarse, la junta organizadora de las ferias y fiestas emprendió gestiones acerca de la alcaldía a fin de estudiar la construcción de una plaza en concreto. El 9 de marzo de 1930, el consejo municipal y el alcalde, Dr Delucq, aprueba el proyecto de construcción a la condición que el Club Taurino llegue a 150 miembros, cada uno comprometiéndose a abonar 15000 francos de arriendo de la plaza. Esto asegurando que el préstamo hecho por el municipio para este proyecto sea garantizado. El proyecto de la plaza y sus cercanías fue llevado a cabo por el arquitecto M. Nabonne, para un aforo de 3500 localidades. Al principio de 1931, algunos aficionados vicois (de los cuales Auxion, Dandrey y Paul Clarac) se reunieron y fondaron el Club Taurino Vicois. Alentados por los guias de la afición francesa de la época , especialmente Joseph FOURNIOL (gran aficionado bayones), Alfred DELGEILH “Aguilita” (director del periódico “Le Toril”), Raymond Massoutier, Juan Leal y Paco Tolosa, decidieron organizar pos su propios medios sus espectáculos taurinos.

La plaza fue construida en 1931 y inauguradas el 20 de septiembre con dos corridas landesas con gran multitud en las gradas. El aforo para entonces era de 3500 localidades (2600 sentadas) sin contar las andanadas.
El primer espectáculo de muerte tuvo lugar el 15 de mayo de 1932 con un lleno de no hay billetes con una novillada de Cándido Diaz lidiada por Antonio Labrador “Pinturas”, Francisco Gómez Aldeano y Florentino Ballesteros. Las malas condiciones atmosféricas impidieron el bue desarrollo del festejo, solos e mataron tres novillos. Los tres últimos siendo abatidos a tiros en los corrales por los gendarmes.

 

En 1938, el aforo fue aumentado a 5847 localidades con cobertura parcial de las graderías (obra finalizada en agosto). El 17 de septiembre, por primera vez se da corrida de toros con reses de Félix Moreno Ardanuy para Nicanor Villalta, Fermín Espinosa “Armillita Chico” y José González “Carnicerito de México”.
En 1938, por acto notariado, los miembros del Club Taurino Vicois se comprometen a pagar personalmente toda eventual perdida que deje la corrida de Félix Moreno Ardanuy del 5 de junio de 1938. Una corrida de gran trapío que tomo 29 varas para 9 caídas de los caballos, lidiada por Cayetano Ordoñez “Niño de la Palma”, Luis Gómez “El Estudiante” y Francisco Martin Caro “Curro Caro”. Dificultades financieras hicieron que fuera imposible organizar espectáculo en septiembre, la junta de ferias y fiestas había pensado volver a organizar novilladas en 1939, solicitando el apoyo financiero de los aficionados. No habiéndose podido garantizar las eventuales perdidas y viendo que se iba complicando la compra de los novillos se abandonó la idea. Estallo la guerra entre Francia y Alemania, ya no se volverían a ver toros en Vicdurante nueve años (hasta el 26 de mayo de 1947).
Joseph Fourniol et Alfred Delgeilh « Aguilita » fueron los principales consejeros, benévolos de los pioneros de la afición vicoise. Vic no los olvido. En 1956, se bautizo la plaza “Arènes Joseph Fourniol” y desde 1967 se puede contemplar en el callejón , a la derecha de la presidencia, una placa conmemorativa que dice :

EN MEMORIA DE AGUILITA CUYO CULTO POR EL TORO DE LIDIA HIZO QUE LA PEQEÑA PLAZ A DE VIC FUESE UNA GRAN PLAZA FRANCESA.

En 1990, se inauguran corrales nuevos, mas grandes y mas funcionales. Luego el Sábado 2 de junio, para la inauguración de la feria, se desvela la estatua de bronce en la explanada “Homenaje a la Verdad”, representada por el toreo talismán de la época en Vic, Francisco Ruiz Miguel frente al toro al salir de la estocada (estatua e tamaño real fundida en Madrid obra del escultor Manuel de la Fuente). Esta estatua fue ofrecida por el Club taurino Vicois a la cuidad.
Viernes 12 de agosto de 2006, inauguración de la puerta Francisco Ruiz Miguel (puerta de entrada de las cuadrillas) por el alcalde Jean Arnaud y el presidente del Club Taurino Vicois Jean Fitte en prologo del festival de Ruiz Miguel y Victor Mendes con novillos de Santafé Martón y la novillada nocturna de una vacada nueva en esos lares “Valdellán” haciendo ahí su presentación en Francia.

NOTICIAS Y EVENTOS

Toros y Toreros en el Campo – Episodio 4

Toros y Toreros en el Campo – Episodio 4

CEBADA GAGO y José CABRERA Devisa : Colorada y verde Señal : Zarcillo en ambas Antigüedad : el 28 de julio de 1946 Finca : “La Zorrera” – Medina Sidonia (Cádiz) Mayoral : Alberto Ariza Moreno Sangre : Núñez – Jandilla – Torrestrella 12ª participación en la Feria de...

Toros y Toreros en el Campo – Episodio 3

Toros y Toreros en el Campo – Episodio 3

BALTASAR IBÁN y Javier CORTES Devisa : Rosa y verde Señal : Muesca en ambas Antigüedad : el 15 de Agosto de 1957 Finca : “Cortijo Wellington” EL ESCORIAL Mayoral : D. Domingo González Sangre : Baltasar Ibán (contreras, domecq) 3a participación en la Feria de Vic :...